25 mejores cosas que hacer y ver en 2,3,4 días en Praga

Monumentos y lugares de interés más populares de Praga

¿Qué ver en Praga? La capital de la República Checa es una de las ciudades con más encanto de Europa, y como tal está repleta de monumentos y lugares de interés. Hay mucho que visitar en Praga, aunque casi todos los atractivos se concentran en la ciudad vieja o Staré Město y los barrios de alrededor. En esta pequeña guía de Praga vamos a tratar de hacer un recorrido por los imprescindibles de Praga, aquellos sitios que no puedes dejar de visitar en tu primer viaje a la República Checa.

Cualquier época es buena para visitar Praga, ya que la ciudad luce hermosa en todas las estaciones del año. Por destacar un aspecto negativo, el turismo en Praga está bastante masificado, y vayas cuando vayas encontraras turistas por todas partes. Curiosamente, parece ser un destino bastante popular entre los coreanos (imagino que será cosa de las agencias de turismo de su país). Cómo único consejo que puedo darte es que trates al menos de evitar los fines de semana. En cualquier caso, Praga es una de esas ciudades que, como Venecia, uno debe visitarlas al menos una vez en la vida.

Uno de los mejores viajes de invierno que he realizado en mi vida fue el que realicé a las Ciudades Imperiales: Praga, Viena, Budapest y Bratislava. Ya ha pasado un año pero recuerdo con mucho cariño muchos de los rincones que descubrí.

Viendo el éxito que tiene el post en el que explico cómo organicé mi viaje a Praga, Viena, Budapest y Bratislava y que cada día más gente me pregunta qué ver en Praga, he decidido crear este tipo de post que tanto gustan.

Antes de empezar con las 20 recomendaciones que hay que ver en Praga sí o sí, os dejo con algunas recomendaciones generales.

Qué ver en Praga: lugares de interés y monumentos de Praga mapas

He podido visitar Praga en dos ocasiones y en ambas me dejó boquiabierto. Muchos dicen que Praga es la ciudad más bonita de Europa y, desde luego, razones no les faltan. La capital de la República Checa, cuyo casco histórico fue declarado Patrimonio de la UNESCO, acumula tanta belleza por metro cuadrado que puede abrumar. Y no solo eso; la «Ciudad de las cien torres» es un libro de historia abierto en el que se pueden consultar algunas de las páginas más destacadas de la historia de Europa. A continuación os dejamos nuestra lista de sugerencias con 10 lugares que ver en Praga, ordenados por barrios, con enlaces prácticos y su ubicación en un mapa.

¿Cúantos días se necesitan para ver Praga?

La capital checa no es una ciudad excesivamente grande, por lo que dos días a menudo suelen bastar para ver la mayoría de los atractivos de Praga. En cualquier caso, siempre es recomendable dedicarle algún día más, especialmente si eres de los que le gusta visitar los museos, entrar a ver las iglesias o, en general, disfrutar del viaje relajadamente. Ah, ¡y no dejes de visitar Praga de noche! La ciudad luce espectacular gracias a la iluminación nocturna.

Por otro lado, si vas a estar de visita cuatro o más días, en mi opinión deberías reservarte uno para realizar una de las estupendas excursiones desde Praga. El pequeño pueblo de Cesky Krumlov, al que ya le dediqué un post, es sin duda una de las mejores opciones. ¡Por algo ha sido declarado Patriomonio de la Humanidad! En Civitatis organizan visitas organizadas totalmente en español. De todos modos al final del post he reservado un apartado especial para hablarte de qué ver en los alrededores de Praga.

Qué visitar en Praga: barrios y distritos

En la actualidad, la ciudad de Praga está dividida en 22 distritos. Sin embargo, casi todo lo que hay que ver en Praga se concentra en los siguientes barrios:

  • La ciudad vieja de Praga o Staré Město
  • El barrio judío de Josefov
  • El barrio de Malá Strana, al otro lado del río Moldava
  • Hradčany, el distrito del castillo de Praga
  • Y por último la ciudad nueva de Praga o Nové Město

A continuación te cuento lo más destacado de cada uno de estos hermosos barrio.

Free Tour

Como ya sabéis, una de las primeras cosas que hago cuando llego a una ciudad que no conozco es buscar un Free tour. Sé que hay ciudades en las que no hay este tipo de tours, pero Praga no es una de ellas. Yo realicé un free tour en Praga con Sandemans (una de las empresas más famosas para realizar este tipo de free tours). En los free tour pagas según te haya gustado la experiencia, tanto por lo que han explicado, por cómo lo han hecho, por la duración, etc. Para mí es ideal puesto que te explican básicamente la ciudad, te dicen que hay que ver en Praga y le puedes preguntar casi cualquier cosa (yo le pregunté por el cambio de moneda y la cerveza).

Si no eres fan de los freetour, también tienes los típicos tours por unos 15€ que creo que vienen genial para ubicarte en la ciudad y poder organizar mejor el tiempo.

Plaza de la Ciudad Vieja (Staré Město)

El Puente de Carlos es la entrada perfecta a la Ciudad Vieja de Praga (Staré Město), que alberga en poco más de 1 km2 una enorme cantidad de edificios y callejuelas preciosas. El corazón de todo es la gigantesca Plaza de la Ciudad Vieja (Staroměstské náměstí), donde se apelotonan durante todo el día auténticas masas de turistas. Es lo único que puede restar cierto encanto a un lugar que, por lo demás, resume perfectamente la insultante belleza de Praga. Por su puesto, el gran atractivo de la plaza es el Reloj Astronómico de Praga (1410), con su cuadrante astronómico, su calendario circular y las figuras de los 12 apóstoles saliendo a «pasear» cada hora en punto, un espectáculo que hace las maravillas de los visitantes. El reloj se encuentra en el precioso Ayuntamiento de la Ciudad Vieja (1338, de estilo gótico). En el interior se pueden visitar algunas salas históricas y los sótanos, pero sin duda lo más interesante (una de esas cosas que hay que hacer en Praga sí o sí) es subir a la Torre del Ayuntamiento, que permite ver parte del interior del reloj y, sobre todo, tener unas vistas fantásticas sobre la plaza y el casco antiguo. Los otros edificios imprescindibles en la plaza son la barroca Iglesia de San Nicolás (1704) y, por supuesto, la Iglesia de Nuestra Señora delante del Týn (s.XIV-XVI, estilo gótico), con una de las fachadas más reconocibles de Praga y el órgano más antiguo de la ciudad (1673).

Torre de la Pólvora

La Torre de la Pólvora recibe este nombre porque en el pasado se utilizaba como almacén de este material tan importante en las guerras. En la Edad Media, la Torre de la Polvora era una de las 13 puertas de entrada a la ciudad porque estuvo adosada a la muralla que rodeaba a Praga. Actualmente es un museo que alberga una exposición sobre la ciudad pero destaca por las vistas que se obtienen desde la galería superior (65 metros de altura y 200 escalones).

Subir a la torre del Reloj

Sabéis que soy un enamorado de las alturas si con eso consigo buenas vistas y creo que la Torre del Reloj Astronómico de Praga (antiguo Ayuntamiento) tiene una de las vistas más espectaculares que he visitado. He mirado por Internet y veo que la entrada cuesta 130 CZK (unos 4,5€), pero a nosotros no nos la pidieron (ni vimos dónde comprarla) y no pagamos nada (entramos por la oficina de Turismo que se encuentra a sus pies).

Casa danzante

La Casa danzante es un edificio deconstructivista obra de los arquitectos Vlado Milunić y Frank Gehry que fue muy polémico porque se encuentra entre edificios barrocos, góticos y Art Nouveau del céntrico distrito Praga 2. Fue diseñado en 1992 e inaugurado en 1996 y, a pesar de que su nombre original era Fred and Ginger (por los famosos bailarines Fred Astaire y Ginger Rogers), casi nadie le llama así.

Josefov (el Barrio Judío)

Permitidnos que volvamos a hacer «trampas», porque esta recomendación también son muchas a la vez. Pero es que la cuna de Kafka bien podría entenderse como un solo lugar, con su propia historia y su propia identidad. El histórico barrio de Josefov, convertido en gueto judío durante la ocupación nazi, está ubicado en la zona norte de la Ciudad Vieja y alberga varios lugares de gran interés turístico, como sus 6 sinagogas: la Sinagoga Española (de 1868, con preciosa decoración morisca y una famosa estatua de Kafka junto a la entrada), la Sinagoga Maisel (s.XVI, estilo neogótico), la Sinagoga Klausen (1694, estilo barroco), la Sinagoga Alta (1568, estilo renacentista), la Sinagoga Pinkas (s.XVI, con un memorial de las víctimas del Holocausto y una escalofriante galería de dibujos hechos por los niños del campo de Terezin) y la Sinagoga Vieja-Nueva (1270, la más famosa y una de las más antiguas de Europa, hogar del mítico Golem). Todas pueden visitarse con una entrada combinada (a excepción de la Vieja-Nueva). El ticket también da acceso al histórico Viejo Cementerio Judío (entrada desde la Sinagoga Pinkas), uno de las visitas imprescindibles en Praga. Se dice que allí reposan más de 100.000 cuerpos apilados y que alberga cerca de 12.000 lápidas. En Josefov también pueden verse las fachadas de la casa natal de Kafka y del antiguo Ayuntamiento Judío.

Cementerio judío

La primera lápida que se encuentra en el cementerio Judío de Praga data de 1439 (Avigdor Karo). Durante más de 300 años éste era el único lugar de Praga en el que estaba permitido enterrar judíos así que, paulatinamente, se fueron quedando sin espacio. Llegó un punto en el que los cuerpos se tenían que enterrar unos encima de otros (hay constancia de lugares en los que hay más de 10 cuerpos apilados). A día de hoy se pueden ver más de 12.o00 lápidas y se estima que puede haber enterradas unas 100.000 personas. La entrada del cementerio judío da acceso a las sinagogas de Josefov (y biceversa), adjuntan un mapa para visitarlo todo (las sinagogas no se encuentran próximas) y cuesta unos 480 CZK (17-20€), pero es uno de los lugares más impactantes que he visitado.

Puente de Carlos

Antes de cruzar a la orilla oriental del río Moldava es obligatorio hacer una parada en el Puente de Carlos, uno de los más famosos y bonitos del mundo. Desde 1402 este puente, construido por orden del emperador Carlos IV, ha soportado guerras e inundaciones sin venirse abajo. Según la leyenda, su resistencia se debe a que la primera piedra fue colocada el 9 de julio de 1357 a las 5:31. Esta fecha puede leerse como 135797531, un número capicúa formado por cifras impares ordenadas. Supersticiones a parte, el puente destaca por sus 30 estatuas barrocas (creadas entre 1683 y 1714) y por las torres góticas que lo flanquean: las dos Torres del lado de Malá Strana a un lado y la Torre de la Ciudad Vieja al otro. Se puede subir por las dos para tener unas estupendas vistas del puente y el entorno.

Isla de Kampa

La Isla Kampa es el parque más animado de Praga. Es una de las mejores islas urbanas de Europa y está bañada por el río Moldava por un lado y por el riachuelo Čertovka por el otro. Dada su ubicación (a escasos metros del Puente de Carlos), es un lugar ideal para dar un paseo.

Paseo en barco por los Canales

En esta ocasión, y porque fuimos en Diciembre, no pudimos realizar el tradicional paseo en barco. Nos gusta mucho hacer este tipo de actividades porque te da otro tipo de perspectiva de la ciudad. Nosotros somos fans del típico paseo en barco de 1 hora por el río con explicaciones en castellano (generalmente grabadas), pero en Praga hay opción de realizar este paseo con comida y música en directo o en una cena romántica.

Malá Strana

Malá Strana (Ciudad Pequeña) es uno de los barrios históricos de Praga. Recibe el sobrenombre de «perla del Barroco» por la cantidad de palacios e iglesias de este estilo que alberga. La más notable es la Iglesia de San Nicolás de Malá Strana (1704). En este barrio destacan también otras visitas muy diferentes, como el Muro de John Lenon, que en los años ’80 se llenó de grafitis con diferentes consignas de protesta inspiradas en sus canciones. Justo al lado se encuentra la Isla de Kampa, con el Molino del Gran Prior. Además, os sugerimos hacer una visita que no suele destacarse: el Museo Kafka. Las huellas del genial escritor checo pueden rastrearse en múltiples lugares de la ciudad pero, ¿dónde mejor que en su museo? A nosotros nos pareció muy interesante, moderno y bien ambientado. Por cierto, un apunte un poco friki: la tumba de Kafka se encuentra en el Nuevo Cementerio Judío. Está bastante alejado del centro (7 km), pero se puede llegar fácilmente en tranvía. Nos apenó ver su lugar de reposo tan olvidado por el turismo, pero quizá es mejor así.

Castillo de Praga (con Catedral San Vito y Callejón del Oro)

Recomendar el «Castillo de Praga» es como recomendar una decena de lugares a la vez. El actual Castillo de Praga, núcleo del «Barrio del Castillo» (Hradčany), es un conjunto de edificios y monumentos entre los que hay que destacar varios. Por encima de todos, por supuesto, se encuentra la Catedral de San Vito (s.XIV). Este enorme templo gótico ha sido lugar de coronación de todos los reyes de Bohemia y muchos de sus cuerpos descansan allí. No hay que perderse la Puerta Dorada, las tumbas de San Wenceslao y San Juan de Nepomuceno, las vidrieras, las Joyas de la Corona y la subida a la torre. La otra gran atracción del recinto del castillo es el Callejón del Oro, pintoresca calle medieval que fue ocupada por orfebres y donde tuvo Kafka su estudio (nº22). Hoy el acceso es de pago y está lleno de turistas, pero merece la pena echar un vistazo y perderse por las galerías interiores. Dentro del castillo también hay otras visitas muy destacadas que solo nombraremos de paso: el Antiguo Palacio Real (s.IX), la Basílica y el Convento de San Jorge (s.X), el Palacio Rosenberg (s.XVI) y las torres Daliborka, Negra, Blanca y de la Pólvora. Y para llegar al castillo no os perdáis la preciosa calle empedrada Novy Svet.

Catedral de San Vito

La Catedral de San Vito es el símbolo de Praga y de toda la República Checa. Se encuentra dentro de las murallas del Castillo de Praga y se estuvo construyendo durante casi 600 años (de 1344 a 1929). Su interior alberga, entre otras cosas, la Capilla de San Wenceslao (donde se encuentran los restos del patrono), la cripta (donde se encuentran las tumbas de los Reyes Checos) y la Cámara de la Corona (donde se encuentran las Joyas de la Coronación). La única zona de la Catedral de San Vito que se puede visitar gratis es el vestíbulo y para visitar el resto tendrás que elegir entre una de sus entradas combinadas (o disfrutar con esta visita virtual). Ah, acuérdate de terminar la visita a la Catedral de San Vito subiendo los 287 que suben a la torre Sur y disfrutando de sus maravillosas vistas panorámicas de la ciudad.

El muro de John Lennon

El muro de John Lennon fue un muro común del barrio de Malá Strana hasta el día de la muerte de John Lennon (1980). Desde ese día, cientos de graffitis inspirados en el cantante decoran el muro (desde pedazos de canciones de los Beatles, dibujos de flores, mensajes pacifistas, etc). Muchos fueron los intentos de censurar estos movimientos (sobre todo en la época comunista), pero al día siguiente de borrar esos graffitis aparecían otros tantos… Ni la instalación de cámaras de vigilancia nocturna pudieron evitar la aparición de graffitis. El muro en sí me dejó un poco frío…

Callejón del Oro

Callejón del Oro es una calle estrecha y corta, ocupada por casitas de colores que en otros tiempos -siglo XVII- cobijaron a los orfebres. Estas casas fueron construidas pegadas a los muros del Castillo (por el lado interior) con la intención de dar cobijo a los 24 guardianes del Castillo. En la actualidad las casas del Callejón del Oro se han convertido en tiendas de artesanos (destacan sobre el resto las casas dedicadas a las marionetas, a las armas y armaduras medievales -en la tienda de armas podrás disparar una ballesta y llevarte la diana de recuerdo- y el cristal). Una de ellas, la casa número 22, fue la residencia de Franz Kafka entre 1916 y 1917 y ahora es una librería donde comprar algunas de sus obras.

Fortaleza de Vysehrad

Si tenéis varios días para visitar Praga (digamos 3 o más) os sugerimos tomar el tranvía o el metro en dirección sur para ir hasta Vyšehrad, nombre de una de las antiguas ciudades que dieron origen a Praga. Desde el s.X hubo allí una histórica fortaleza en la que se dice que vivieron los primeros señores checos, aunque de ella solo quedan las murallas y otros pocos vestigios. De todos modos, y aunque no es una visita espectacular, merece la pena dar un paseo por el parque y conocer algunos de sus puntos de interés. En las Casamatas, a las que se accede por un pasadizo subterráneo, se exponen 6 de las estatuas originales del Puente de Carlos. No hay que perderse tampoco la enorme iglesia neogótica de San Pedro y San Pablo (s. XIX), la rotonda románica de San Martín, el cementerio de Vyšehrad y las vistas sobre el río Moldava.

>Mirador de la Torre Petřín

El mirador de la Torre Petřín, ubicado en el monte de mismo nombre, es uno de los lugares con mejores vistas de Praga. Con 60 metros de alto y una estructura que recuerda a la Torre Eiffel de París, la Torre Petřín es el mirador más alto de Praga (la terraza se encuentra a 51 metros del suelo y a 200 metros del río Moldava). La entrada cuesta 120 CZK. El monte Petřín es uno de los lugares favoritos de los habitantes de Praga para pasear y escaparse de las hordas de turistas que abarrotan su Casco Histórico. La combinación ideal para recorrer el Monte Petřín es subir en el funicular que sale desde Malá Strana (calle Újezd), recorrer los jardines y atracciones del monte Petřín (el Laberinto de los Espejos, Iglesia de San Lorenzo, el Muro del Hambre, Monumento a las Víctimas del Comunismo, etc.), subir a la Torre Petřín y bajar de nuevo a Praga dando un paseo.

Iglesia de la Victoria y el niño de Jesús de Praga

En pleno barrio de Malá Strana se encuentra la Iglesia de la Victoria que, además de ser el santuario barroco más antiguo de Praga, custodia el famosísimo Niño Jesús de Praga. La estatua del Niño Jesús de Praga se encuentra en una caja de cristal junto a las estatuas de la Virgen María y San José y se ha convertido en lugar de peregrinación para los Católicos.

Los museos de Praga

Praga no es una ciudad que destaque precisamente por sus museos, aunque como cualquier capital europea cuenta con un buen número de ellos. Sólo te recomendaría visitarlos si fueras sobrado de tiempo, ya que en mi opinión el mayor atractivo de Praga se encuentra en sus calles y plazas (la ciudad es un museo en sí misma).

En cualquier caso, estos son los principales museos de Praga:

  • Museo Nacional de Praga, que en realidad son varios museos en uno, ya que agrupa muchas disciplinas, desde la zoología hasta la arqueología.
  • Museo del Comunismo, con todo tipo de objetos del pasado comunista del país.
  • Museo Franz Kafka, un recorrido por la vida y obra del famoso autor de La Metamorfosis.
  • Museo Judío, formado por las seis sinagogas y el propio cementerio judío.
  • Convento de Santa Inés de Bohemia, que acoge en su primera planta una importante colección de arte medieval procedente de la Galería Nacional.

Excursiones desde Praga

Además de todas estas cosas que hay que ver en Praga, la República Checa es un país espectacular. Nosotros no pudimos realizar ninguna excursión desde Praga porque paramos 3 días en esta ciudad y luego proseguimos nuestro tour por las Ciudades Imperiales, pero mucha gente nos recomendó visitar un poco el país.

A continuación te dejo un listado con las excursiones de Praga mejor valoradas (todas ellas en español):

  • Excursión a Cesky Krumlov, un precioso pueblo medieval Patrimonio de la Humanidad, con un impresionante castillo (100% recomendable)
  • Excursión al Campo de Concentración Terezín, auténtico testigo del holocausto nazi. Sin duda una visita sobrecogedora.
  • Excursión a Kutná Hora, una histórica ciudad de mineros famosa por sus minas de plata.
  • Excursión a Karlovy Vary, otra de las ciudades bonitas cerca de Praga, conocida por sus balnearios.

Qué ver cerca de Praga y alrededores

Como te comentaba al principio del post, si dispones de tres o más días para visitar Praga no es mala idea reservarte uno para realizar alguna excursión. Y es que hay mucho que ver en Praga y alrededores: castillos, campos de concentración nazis, minas de plata… ¡la oferta es muy variada!